La atención sanitaria es fundamental. Indistintamente de la posición social, las personas esperan obtener un servicio médico de calidad y que responda a sus necesidades particulares. Las grandes tecnologías se han insertado satisfactoriamente en este mercado para mejorar la experiencia de usuario.

La digitalización ha rebasado todas las fronteras y el sector sanitario necesita reinventarse constantemente. Por eso, la inteligencia tecnológica es una herramienta que permite recoger información valiosa para optimizar la ejecución de las operaciones.

Pero, ¿qué es la inteligencia tecnológica en el sector sanitario?, ¿cómo funciona y cuáles son sus principales aplicaciones? Veamos las respuestas a estas interesantes interrogantes a continuación.

¿Qué es la inteligencia tecnológica?

La inteligencia tecnológica consiste en un conjunto de estrategias enfocadas específicamente a la creación y administración de conocimiento. Se trata de un proceso estructurado y bien pensado que recopila datos técnicos de una organización y lo que está a su alrededor.

La búsqueda sistemática de información permite conocer el entorno de determinado mercado, las últimas tendencias, los competidores, los aliados estratégicos, nuevos productos y muchos elementos más.

En el contexto de la salud, la inteligencia tecnológica sanitaria pretende captar datos de interés sobre la ciencia y la tecnología. Hallazgos valiosos que faciliten la planificación  estratégica y la toma de decisiones que estén sustentadas en información fiable.

Esta metodología permite evaluar la eficiencia de las tecnologías sanitarias más recientes a fin de adecuarlas correctamente. La especialización es un factor clave en el entorno sanitario. Adoptar nuevos retos y métodos puede ser desafiante.

Es necesario conocer las amenazas y oportunidades de cada alternativa. Interpretar y difundir datos es un trabajo que implica una seria responsabilidad. En Lentisco contamos con un equipo de profesionales cualificados en la administración sanitaria e inteligencia competitiva.

Estamos preparados para desarrollar las mejores acciones de análisis y vigilancia tecnológica. Queremos que nuestros clientes reciban información oportuna que les permita tomar decisiones estratégicas y que estén alineadas con la realidad del mercado.

Cómo funciona la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva

La vigilancia tecnológica es una práctica empresarial crucial en el campo de la salud. En la actualidad, los datos son una fuente valiosa de información. Se pueden digitalizar para sistematizar procesos y prestar un servicio de atención médica de alto nivel.

La inteligencia artificial es un excelente ejemplo de esto. Permite la automatización de las tareas, generar diagnósticos y pronósticos oportunos, analizar remotamente los resultados e incluso sirve de apoyo para los médicos. Les ayuda a realizar una exploración más precisa de sus pacientes.

En líneas generales, el funcionamiento de la vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva sigue las siguientes fases:

  • Identificación de todos los factores. Nos enfocamos en el estudio de los competidores actuales, el desarrollo de los diferentes mercados, la gestión interna de la propia empresa, el entorno y las tecnologías emergentes.
  • Fuentes de información. Nos valemos de diferentes fuentes. Combinamos estratégicamente nuestros conocimientos técnicos, competencias digitales y habilidades en materia de vigilancia. Usamos herramientas informáticas diseñadas para tal propósito.
  • Uso de los medios. En esta etapa resulta imprescindible elegir los medios de acceso para realizar el seguimiento y el rastreo de las fuentes de información correspondientes. Para hacer esto, disponemos de softwares especializados.
  • Estudio y valoración de los datos. Organizamos y presentamos los resultados. Luego, revisamos su alcance y generamos conclusiones sobre el producto tecnológico objeto de análisis.
  • Difusión acertada. Comunicar de manera eficaz los resultados a los entes responsables de la toma de decisiones. Posteriormente, los cambios deben multiplicarse al resto de los integrantes de la organización.

Diferentes campos de la vigilancia tecnológica

La vigilancia tecnológica en el contexto sanitario agrupa toda clase de documentación procedente de fuentes formales como bases de datos públicas o privadas, artículos científicos u otros. Asimismo, se tienen en cuenta las opiniones de los expertos, proveedores y clientes.

Los diferentes hallazgos que encontramos se utilizan satisfactoriamente para el análisis y la reflexión. Contribuyen a generar estrategias de gestión empresarial oportunas dentro del exigente entorno global que nos rodea.

La innovación ha pasado a ser un elemento determinante de la supervivencia. La inteligencia tecnológica nos permite obtener información práctica respecto a los distintos campos que se mencionan a continuación.

Elección de los proveedores

Evaluar con anticipación los proveedores ayuda a minimizar los riesgos, proteger la reputación de la empresa, optimizar los costes y aumentar la satisfacción de los pacientes. Necesitamos tener una visión global de nuestras opciones para elegir bien.

Acceso al mercado de productos sanitarios y fármacos

Los productos sanitarios y fármacos siguen unas regulaciones muy estrictas que muchas veces dificultan el acceso. Conocer todas estas restricciones abrirá las puertas para su oportuna adquisición.

I+D+i sanitaria

Las actividades relacionadas con la investigación en innovación son parte esencial del funcionamiento de cualquier empresa del sector médico. Los hospitales, centros asistenciales o afines no pueden darse el lujo de estar obsoletos.

En Lentisco entendemos la importancia de incorporar las últimas innovaciones tecnológicas que faciliten la atención de la salud de la población en general. Definir líneas de investigación de I+D+i sanitaria es una iniciativa estratégica y que ofrece muy buenos resultados.

Evaluación de la competencia

Es preciso evaluar la competencia en cuanto a la investigación, el estudio y los nuevos enfoques clínicos. Es necesario mejorar los procesos y adaptarnos a las tecnologías novedosas, dispositivos médicos de última generación, medicamentos y muchos más.

Últimas tendencias respecto a las administraciones sanitarias

Optimizar la experiencia sanitaria también depende de generar cambios en la forma de prestar el servicio. Una administración que centre su atención en el paciente, soluciones más integrales e infraestructuras de calidad.

La gestión administrativa de última tendencia se compromete con prácticas sostenibles, tiene una comunicación más abierta entre las organizaciones, construye cadenas de suministros ágiles y transparentes. La transformación digital contribuye al bienestar general de los pacientes.